miércoles, junio 16, 2010

90. A veces

Y es que a veces, cuándo tus manos se aferraban a mi espalda, y despacito susurrabas que me amabas, dueña del mundo me sentía yo...


y es que a veces, cuándo en mi pecho encontrabas los latidos, y eras capaz de predecir cada suspiro... dueña del mundo me sentía yo.

5 comentarios:

Duna Loves dijo...

dueña del mundo cuando alguien nos quiere :)

Liux-aza dijo...

Qué sigas siendo por la enternidad dueña del mundo, junto a él.

Big.Small.Big.Small dijo...

Joder esto si es un blog :)
muy guay todo

Matías Mugione dijo...

Todos queremos sentirnos dueños del mundo de esa forma :/

enrojecerse dijo...

nos sentimos grandes cuando eso ocurre. lo malo es que no ocurre todos los días.