sábado, febrero 21, 2009

Todo y nada...

Sobreactuaron los actores infelices de aquella obra infinita que ví en el aparatoso accidente... y fue allí donde se esfumaban sueños, escuchando el final de los relámpagos, estando a punto de llorar, con los labios mal pintados, zapatos desgastados, lágrimas dopadas y de sobra esos que se prestaban ilusos para perderse conmigo. No es necesario entenderlo. Gracias por la ingenuidad.



Nada esperaba de su venida...


Todo lo esperaba.



5 comentarios:

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

=0 A veces eso es lo malo esperar todo, pero bueno creo que es lindo esperarlo e imaginar que lo tendremos =D...

Linda noche... Besito =X

Vivienne dijo...

Bendita la ingenuidad!!!Yo estoy empezando a dejar de esparar para nada esperar

Jerahe dijo...

OMG! amo tu blog (: tus escritos, tus palabras, el diseño, es asi como uno comienza a enamorarse, no? -Glorificando a seres inexistentes en la mente-..
Saludos!

Oscar García dijo...

Pueees, ingenuo, pero me ha gustado mucho :P

Pablo dijo...

Creo que me volví adicto a tus blogs en una noche. =S Socorro.