martes, enero 27, 2009

salvarme de ti

Y yo que pensé que nos salvaríamos y no hicimos más que hundirnos el uno al otro. Ahora lo pienso y lo puedo decir bien alto; sí, me equivoqué, no debería haber estado así contigo. No podría haber sido de otra forma, porque era lo que quería y yo estaba enamorada de ti; pero no fue lo correcto. Lo recordaré bien, supongo, para ti seré otra de muchas de esas de las que con los años se te olvida la cara que tenía el día que descubriste que te gustaba un poquito; pero no importa, está bien así. Quizá pase el tiempo y yo tendré en mi pena el gozo de haber madurado y aprendido del error; quizá pase el tiempo y el día en que te encuentre tú no hayas aprendido nada y aún no hayas descubierto qué es lo que haces mal. Pero eso no es demasiado relevante. Porque ahora lo pienso y para mí no eres más que una figura un poco borrosa en mi pasado, que se va distorsionando a medida que le doy más vueltas al asunto. Casi no pienso en ti; pero a veces te escribo. Y pienso que perdí tanto el tiempo… No puedo permitirme caer de esa manera por alguien.

No, no nos salvamos. Nos apoyábamos el uno en el otro para impedir hundirnos; pero no yo por ti y tú por mí, sino cada uno para él mismo. No creo que nunca me quisieras demasiado como persona. Pero no pasa nada. Nos equivocamos, y eso está realmente bien. He analizado todos mis errores y no pienso volver a cometerlos. Y que te vaya bonito, pero que yo no me entere. No quiero que vuelvas a aparecer. Te deseo que aprendas, y consigas así salvarte. Mientras tanto, yo nadaré con todas mis fuerzas; porque no confío en que nadie me saque de aquí, pero sí que me acompañe a la salida.

2 comentarios:

Mujer de Contrastes dijo...

No puedo creer lo mucho que me he identificado con este post. Siento exactamente eso. Eso. No lo pude haber dicho mejor...

Amo este blog!

Mujer de Contrastes dijo...

Te juro.. lo leo lo leo y está como para enviarsélo en un mail... pero tengo controlarlo ya sabes? Málditos impulsos...